29 sept. 2008

Príncipes azules!!!

Dave (Lilo y Stich)
Philip (La bella durmiente)
Phoebus (El jorobado de Nostradamus)
Tarzan
Thomas (Pocahontas)

Aladino
Eric (La sirenita)
John Smith (Pocahontas)
Kocoum (Pocahontas)
Li Shang (Mulan)


Las películas de Disney, un mundo de fantasía que se convertía en nuestra realidad, esos paisajes hermosos que buscábamos en todas partes a donde fuéramos, animales parlantes, pero sobre todo el amor que sentíamos hacia los príncipes azules y el deseo de casarnos con alguien como ellos.

Se convertían en el estereotipo que deseábamos en un hombre, soñábamos con ellos viajando en una alfombra mágica, rescatándonos de una torre, luchando y matando a otros por defender nuestro amor, preparándonos sorpresas con la ayuda de un genio o hada para enamorarnos.

Crecemos con la idea de que el hombre debe ser guapo, elegante, fuerte y con un cuerpazo, vemos más de diez películas que nos demuestran lo mismo como una realidad.

Pero pasa el tiempo y sin darte cuenta siempre buscas a tu príncipe azul, a ese hombre perfecto, olvidándote de los sentimientos verdaderos, sólo buscando una imagen y no a la persona.

Mi imaginación siempre está volando, siempre creo escenas fantásticas o terroríficas en mi vida diaria, por eso tal vez no me doy cuenta que tengo a un príncipe azul a mi lado, que si tal vez no es el hombre más guapo, para mí lo es y con eso es necesario, que tal vez no tiene un cuerpo perfecto pero yo se que no lo tiene porque siempre me complace comiendo mis antojos y comidas raras que tanto me gustan, no tiene sangre azul, sin embargo para mí es lo más importante de mi vida, tiene el mejor sentido del humor y siempre me hace sonreír, tampoco necesita la magia de un genio para poder crearme sorpresas que me asombren cada día.

A veces nuestro príncipe azul está más cerca de lo que parece, pero no el típico príncipe azul que aparece en todas las películas, sino aquel al que tu conviertes en príncipe azul, cada mujer debería de tener una imagen diferente de príncipe azul, tiene que crearlo ella misma de acuerdo a lo que le guste, a lo que necesite a su lado, pero sobre todo a lo que la haga feliz.

Las películas nunca nos preparan para los problemas de una relación, siempre las películas te muestran como desenlace final de una historia de amor la boda, sin enseñarnos que es lo que viene después, cuáles son los problemas, los quehaceres de una esposa, después de una madre, o de una mujer profesionista combinando su trabajo con el hogar. Y ese es el problema, muchas mujeres ven como meta final el casarse, de blanco y en la iglesia, pero jamás dicen: Yo quiero que en mi matrimonio exista confianza, que los dos nos ocupemos de las labores del hogar, queremos tener “x” número de hijos.

Tal vez soy exagerada pero siempre me gusta pensar en el futuro, adelantarme a lo que viene sin dejar de disfrutar el presente. Ya crecí pero sigo viviendo en MI cuento de hadas, no el de las películas sino en mi verdadero y real cuento de hadas.

(La imágenes me las envió Clarita en un correo electrónico)


21 sept. 2008

Leñador recibe las llaves del pueblo por salvar a Caperucita


Pues para la tarea de discurso informativo, me pidieron crear una nota informativa del cuento de Caperucita Roja, y esto es lo que hice.
Juan Maderas, leñador del pueblo Maravilloso fue homenajeado el día de ayer en la plaza principal donde se le otorgaron las llaves del pueblo por parte del alcalde Pin-Pon, esto como agradecimiento al acto heroico realizado la semana pasada, cuando salvó a Caperucita Roja y a su abuelita de ser devoradas por el lobo.

Dentro de su discurso detalló el momento en el cual salvó la vida a las habitantes de Maravilloso, “Yo me encontraba como siempre cortando árboles para venderles la madera a los elfos, a pesar de estar silbando logré escuchar los gritos de Caperucita, comencé a caminar hasta darme cuenta de donde provenían los gritos, corrí con mi hacha hasta la casa de la abuelita, la puerta se encontraba abierta, así que decidí entrar. Fue el momento preciso ya que el lobo estaba a punto de morderle un brazo a Caperucita, sin pensarlo ni un minuto lancé un hachazo al lobo, le corté la cabeza, e inmediatamente murió, no me siento un héroe solamente hice lo correcto, muchas gracias por todo esto, cuidaré bien estas maravillosas llaves”, finalizando con estas palabras mostró las llaves que le habían sido entregadas, al tiempo que los concurrentes se unieron al unísono en aplausos y exclamaciones para el homenajeado.

Caperucita fue parte del evento rindiéndole un agradecimiento especial en el cual declaró,”Yo sé que me equivoqué, debí seguir las órdenes de mi mamá y no desviarme del camino, pero ahora he comprendido que no siempre estará un héroe como tú para salvarme de mis errores, jamás volveré a desobedecer a mi madre, gracias por darme una oportunidad más de vivir.” Concluyendo con el discurso se levantó en cuclillas para darle un beso en la mejilla al leñador.

Al finalizar el evento todos se reunieron en casa de la abuelita, en donde se le organizó una cena especial a este nuevo héroe del pueblo.

7 sept. 2008

Juegos Paralímpicos y Juegos Olímpicos muchos ceros marcan la diferencia

Comenzaron los juegos Paralímpicos de Beijing 2008, y México está presente con una delegación de 68 atletas, 38 mujeres y 30 hombres, todos ellos con posibilidades de medalla, ya que todos llevan las esperanzas y el honor de representar a nuestro país, la verdad son escandalosas las estadísticas en torno a las diferencias de los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos.
Y este es un gran reflejo de la situación de nuestro país pero creo que el principal factor es la cultura que se tiene hacia los atletas paralímpicos, iniciando por el gobierno mexicano y seguido por la sociedad.
Y es que se habla de que todos somos seres humanos no importa el color de piel, no importa el cabello, no importa si eres gordo o flaco, pero mi gran duda es ¿las cosas cambian cuando eres débil visual, o cuando te falta una pierna? ¿Ahí ya no eres humano?
¿Si todos somos iguales por que no se nos apoya igual? Guillermo Pérez ganador de una medalla de oro en la reciente justa olímpica se hizo acreedor a varios premios económicos como fueron los cinco millones de pesos por parte de la iniciativa privada, 400 mil por parte del Gobierno Federal a través de la CONADE y 50 mil pesos mensuales de parte de la Fundación Telmex como beca hasta en el año 2012, el Gobierno de su estado le otorgó una casa y Uruapan su lugar de origen le regaló otra.

A un día de haber comenzado la justa paralímpica, Nely Miranda le dio la primer medalla de oro a México y como premio obtendrá 100, 000 mil pesos. Al igual que los demás atletas que consigan una presea dorada.
Pero ni los medios de comunicación ni la gente misma se sorprenden de la obtención de estas medallas, debido a que estos importantes atletas nos han acostumbrado a sus buenas actuaciones y como ejemplo cabe mencionar lo sucedido hace ocho años en Sidney 2000 donde los atletas convencionales lograron quedar en el lugar 59 con cuatro medallas, tres de plata y una de bronce mientras que los atletas discapacitados se ubicaron en el lugar decimocuarto con 34 medallas, 14 de oro, diez de plata y diez de bronce.
Y cuando me refería a que la sociedad tampoco da el apoyo que se merece, no me refiero al económico sino al moral, ya los organizadores de los Juegos Pralímpicos han señalado que hasta este momento se han vendido cerca de medio millón de boletos, de 1,6 millones emitidas para los eventos, y no se debe al costo ya que los precios oscilan entre los cuatro y once dólares a diferencia de los boletos para los Juegos Olímpicos
que llegaron a costar 290 dólares y donde las localidades finalizaron agotadas.
¿Pero de verdad cada uno de nosotros le damos el valor que se merecen estos atletas? Creo que podemos comenzar cambiando nuestra mentalidad.

5 sept. 2008

Un corazón con dos signifiados


Esto es lo último que he escrito fue para una tarea en la cual me dejaron hacer un cuento mostrando el sentido literal y el sentido simbólico del corazón, esto fue lo que hice, esta un poco largo, jeje.


Mostrando una tierna sonrisa, con unos dientes blancos que desentonaban su oscuro color de piel, dominando una pelota con el anhelo de observar un mundial, un mundial al que solamente le faltaban dos años para comenzar, en el 2010 su continente sería sede de la máxima competencia de fútbol, él tenía que entrenar, estaba tan emocionado que imaginó que el corazón se le saldría, pensaba en Drogba la figura de su país, cuando de repente se dio cuenta que no era su imaginación, algo malo sucedía dentro de su pecho, su corazón latía demasiado rápido, no podía respirar, su piel se humedecía y comenzó a sentir mucho frío, ¿pero siempre estaba desnudo, porqué esta vez sentía tanto frío?. Ajani caminó hacia su madre quien se encontraba amamantando su pequeño hermano recién nacido, le relató lo que había sentido y ella se asustó, pero el único hospital cerca estaba a tres horas de su pequeña choza, además no tenía con quien dejar al prematuro Chioke y a la pequeña Alika ya que su padre se encontraba cultivando café en tierras lejanas, tendrían que esperar a que llegara su progenitor para poder partir, pero pasaron varias horas, poco a poco Ajani se mostraba mejor, además la oscuridad comenzaba a caer en Marahoué, era hora de dormir, mañana comenzaba el primer día de clases para Ajani.

Ya cuando él dormía llegó su padre y observó sentada en una silla en la entrada de la casa a su querida esposa, logró distinguirla gracias a su colorida vestimenta, notó que algo sucedía ya que se encontraba cabizbaja, él la abrazó fuertemente, siempre habían sido una familia unida, le preguntó que le sucedía y ella le contó el lo que le había ocurrido a su hijo mayor Ajani, él le dijo que no se preocupara que solamente se había esforzado de más y era por la falta de comida de un día atrás, pero que había logrado traer un poco de café y plátanos, que en cuanto se despertara lo animaría con la comida, además lo acompañaría hasta la escuela para ver que todo estuviera perfecto, ella, sintió como su corazón palpitaba fuertemente al escuchar las palabras de aliento de su gran amor, volteó con ternura y sonrió lentamente demostrándole su admiración.
El sol había salido ya, era hora de levantarse para partir hacía la escuela, Ajani se levantó y corrió hacia la caja donde guardaba su ropa, ¿cual de sus tres short se llevaría? Tendría que dar una buena impresión así que decidió ponerse el rojo, no importaba que estuviera deshilachado, era su favorito, su mamá le dio un plátano para que desayunara y otro más para que se lo llevara a la escuela por si le daba hambre, se lavó la cara y salió dispuesto a caminar 20 k.m. hasta llegar a su escuela, pero su padre lo detuvo en la puerta para decirle que él lo acompañaría, el niño sonrió feliz y tomó de la mano a su padre con el que caminaría más de media hora.

Salieron de su casa y comenzaron a platicar sobre las cosechas del año, sobre el fútbol, pero sobre todo del nerviosismo por saber quienes serían sus compañeros de clase, sin darse cuenta el tiempo había transcurrido y los kilómetros habían pasado, Ajani no podía creer lo que estaba frente a sus ojos, decenas de niños corriendo y jugando, pero lo que realmente le sorprendió fue lo que vio en la puerta de la escuela, parada saludando a cada niño que llegaba, una bella joven con un largo vestido de colores y una cabellera china extravagante, al percibir la mirada ella volteó y le dirigió una tierna sonrisa a esos ojos grandes que la observaban, él niño se intimidó y rápidamente bajo la cabeza, Ajani nunca había sentido esa sensación tan extraña en su estomago y mucho menos en su corazón.

Su padre se despidió del chico y tomo el camino de regreso hacia las tierras donde había estado sembrando, Ajani se encontraba nervioso, no sabía con quien platicar hasta que Akiiki un niño de su misma edad se acercó hasta él y justo comenzaba a presentarse cuando la maestra los llamó para que se fueran a su salón porque las clases estaban por comenzar.

Todos los niños comenzaron a entrar a su salón, se sentaron donde ellos quisieron y la maestra les dio la bienvenida, les pidió que se presentaran con su nombre y su edad, todos lo hicieron muy emocionados y les pidió que tomaran asiento porque les tenía una sorpresa en su primer día de clases, la maestra salió del salón y los alumnos se volteaban a ver con la expectativa de saber que les tenía preparado la maestra.

Pasaron varios minutos hasta que la maestra regresó y no venía sola, la acompañaban varias personas con un color distinto de piel, eran blancos y portaban batas del mismo color, pero lo que más llamaba la atención de Ajani era el escudo que portaban en la bolsa superior de su bata, era un dibujo hermoso de un corazón que tenía en el centro una mano de piel oscura entrelazada con una mano de piel blanca, Ajani jamás había observado a personas tan diferentes a él, ellos los observaban con una mirada seria pero a la vez amable, la maestra les explicó que eran médicos de otro continente y que les realizarían análisis para revisar su salud como parte de la labor social que estaban realizando varios países llamada “Todos unidos con África”.

Los doctores salieron del salón para preparar sus utensilios, la maestra les manifestó a los niños que los visitantes traían aparatos que tal vez se podrían ver aterradores pero que ninguno les haría daño, que confiaran en ella que todo saldría bien, al oír esto Ajani se tranquilizó y hasta sintió un poco de emoción de estar con aquellas personas y ver las herramientas que usarían.

Poco a poco iban saliendo niños hacia el área donde se encontraban realizando los exámenes médicos, tan pronto como los revisaban ellos regresaban a su salón extasiados de lo que habían visto y lo que les habían hecho, llegaban conversando acerca de los golpes que les habían dado en las rodillas y la reacción que habían tenido sus piernas, del sonido de su corazón y hasta intentaban imitarlo, todos reían de la experiencia que estaban viviendo, Ajani los escuchaba atento no quería perderse ningún detalle, pero se vio interrumpido por la voz de la maestra que menciono su nombre y le dijo que su turno había llegado, el niño caminó lentamente, nervioso de estar con esas personas extrañas.

Llego hasta el pequeño cuatro donde se encontraban los médicos y rápidamente una chica rubia con lentes le dio la bienvenida en un lenguaje que el no conocía en lo absoluto, sin embargo en ese mismo cuarto se encontraba un compatriota quien le tradujo lo que la doctora le había dicho, para empezar le pidieron que respondiera algunas preguntas, como su nombre, su edad y cosas que un niño de su edad ya sabía, le pidieron que se pusiera derechito pues lo iban a medir, y que se subiera a una báscula para pesarlo, después lo sentaron en una pequeña cama y comenzaron a darle golpes en su rodilla con un pequeño martillito, cada que lo hacían su pierna se levantaba lo que le ocasionaba una fuerte risa a Ajani, le tomaron la presión y finalmente lo acostaron ya que usarían un electrocardiógrafo que fue el nombre que le dio el traductor, le colocaron un gel que se sentía bastante raro para poder pegarle unos parches en su pecho, le sorprendió ver en una pantalla su corazón, sus latidos, pero aún estando tan extasiado observando se percató de la manera en como se miraron los doctores al salir su corazón en esa pequeña pantalla, se acercaron más y más y mostraron un rostro lleno de tristeza, Ajani les preguntó que sucedía pero ellos solo pudieron decirle que tendrían que esperar a hablar con sus padres para poder explicarle lo que estaba sucediendo, le dijeron que sus papás tenían que asistir mañana a su escuela urgentemente, Ajani siempre había sido un niño muy inteligente a pesar de su corta edad y sabía que algo malo sucedía.
Los médicos sabían que verían graves síntomas de desnutrición pero jamás imaginaron que diagnosticarían aquello, su rostro demostraba tristeza, un sujeto de rostro blanco, y pelo negro acompañó a Ajani hasta su salón y le dijo algo en secreto a la maestra, quien emitió una cara de sorpresa con lo que estaba escuchando, el médico después de informarle decidió regresar al pequeño cuarto, y Ajani corrió a sentarse en su silla. La maestra les pidió que en lo que los demás niños terminaran de ser revisados dibujaran a su familia con una hoja y un lápiz que les había pasado, Ajani imaginó claramente lo que haría, primero dibujó un corazón enorme de fondo que para él representaba el amor que se tenía toda su familia, después dibujó a su papá, grande y fuerte, al lado su mamá muy bella abrazando a un bebé que era Chioke, y al lado Alika siempre sonriente la dibujo agarrada de la mano de él y es que siempre jugaban juntos y se llevaban muy bien.
Cuando finalizó se lo llevó a su maestra y ella le dijo que ya era tarde que regresara a su casa, y que mañana lo esperaba con sus padres. Ajani contento por su primer día de clases ansiaba el llegar a su casa y contarle a su familia sobre los extraños visitantes, sobre su primer dibujo y platicarles como era cada uno de sus compañeros, caminó varios minutos hasta que a lo lejos vio su pequeña choza, caminó más rápido hasta que llegó gritándole a su madre y a Alika que vinieran para contarles lo que había hecho, ellas asustadas creyeron que algo malo sucedía y salieron de inmediato, él comenzó a platicarles lo que había ocurrido y ellas atentas escuchaban su relato, al finalizar Ajani le dijo a su madre que se tenía que presentar mañana en su escuela por que los médicos se lo pidieron, su madre sintió una corazonada muy fuerte y se dio cuenta de que al día siguiente le darían una mala noticia, pero lo que restaba del día prefirió no tocar el tema para no perturbar a sus hijos, con el que habló fue con su esposo y le relató lo que su hijo le había contado, pero el dijo que lo mejor era dormir que esperaran a escuchar lo que les tenían que decir, así que fueron a dormir.
Se levantaron temprano para salir rumbo a la escuela, tendrían que llevarse a los tres niños así que emprendieron el camino, Chioke iba en los brazos de su madre, Alika en los hombres de su padre y Ajani caminaba al lado de ellos. En la parte de afuera de la escuela había una camioneta blanca con el mismo símbolo que Ajani observó en la bata de los doctores, jamás había visto lo que en su momento pensó que era un animal.
Ya en la puerta estaban los médicos quienes le dieron la bienvenida a la familia Kaddour, la misma joven rubia con gafas le pidió a los padres de Ajani que le dieran al bebé y a la bella Alika para que pudiera pasar con el médico que los esperaba en un pequeño cuarto, Ajani iba para adentro cuando lo detuvieron diciéndole que solamente entrarían sus padres, su madre le dio un beso en la frente y le dijo que todo estaría bien.
Ya dentro del cuarto el médico les informó que Ajani estaba muy enfermo del corazón, que necesitaba un transplante de inmediato, la pareja volteó a verse y comenzaron a derramar lágrimas, se abrazaron fuertemente y lloraron llenos de tristeza, ya cuando se calmaron un poco le respondieron al doctor que ellos no tenían dinero para pagar algo tan costoso, ellos le pidió que se calmaran que iba a pedir a su fundación el apoyo suficiente para realizarle el transplante a su pequeño, que el único problema sería encontrar un donador de corazón, y al escuchar esto el padre de Ajani rápidamente besó a su esposa profundamente y dijo que el estaba dispuesto a dar su vida por la de su hijo.

La madre de Ajani no sabía que decir, tendría que decidir entre su esposo y entre su hijo a los dos los amaba con todo su corazón, el médico dijo que podrían poner en una lista de espera a Ajani pero que tal vez su corazón no aguantaría mucho, que lo pensarán y ellos tomaran la mejor decisión. Esperaron un poco a tranquilizarse antes de salir y darle la noticia a Ajani, cuando salieron y lo vieron jugando con la pequeña Alika sonriendo, su madre no pudo evitar soltar una lágrima que rápidamente se limpió. Ajani corrió hasta ellos y les pregunto que era lo que pasaba, pero sus padres respondieron que era hora de regresar a casa ya que allí hablarían. En el camino a casa hubo demasiado silencio, hasta que llegaron y mandaron a jugar a Alika a otra parte y los padres de Ajani se sentaron frente a él, le explicaron que su corazón no estaba funcionando y que necesitaba uno nuevo, su padre le dijo que él estaba dispuesto a dárselo, Ajani lloró y le dijo que no, que el tenía que cuidar a su madre y a sus hermanos que el no podía morir, su padre se hincó y lo abrazó fuertemente, comenzó a llorar en su hombro y le dijo que ahora le tocaba a él, que él le otorgaría un corazón fuerte para poder realizar todo lo que quisiera, que siempre estaría entre ellos a través de Ajani.
Los tres se quedaron callados y el padre dijo que la decisión estaba tomada que mañana mismo irían a buscar a los médicos para que le realizaran el transplante a Ajani.

Esa noche ninguno pudo dormir, pensando en lo que pasaría con sus vidas, así amaneció y se dispusieron a buscar a los médicos a quienes les informaron la decisión tomada, les dijeron que ellos los llevarían hasta el hospital donde la operación se llevaría a cabo. Ya en el hospital le pidieron a su padre que se despidiera a su mujer la besó amorosamente intentando que sus labios recordaran toda su vida aquel momento, a Chioke le dio un beso en la frente y a Alika la abrazo y besó en la mejilla diciéndoles a cada uno de ellos que los amaba que siempre lo recordaran, cuando llego el turno de Ajani, el niño solo pudo decir gracias.

Los prepararon para la operación y los metieron al quirófano, mientras la madre esperaba impaciente afuera, nunca imaginó que el significado del nombre de su hijo tuviera tanto valor en esos momentos Ajani: “El que gana la lucha”, pasaron varias horas hasta que un médico salió a informarle que Ajani estaba muy delicado que el transparente había sido realizado, y sólo faltaba esperar a que su cuerpo lo aceptara.

Y él lo aceptó, el corazón de su padre latía fuertemente dentro de él, pasaron varios días hasta que pudiera volver a casa y él día que lo hizo sintió que había dos corazones dentro de su cuerpo, tenía demasiado amor para dar después del regalo tan grande que había recibido

Ahora para él un corazón no era un órgano sino un pedazo de amor que lo hacía vivir cada día más.